lunes, 16 de julio de 2012

RECUERDOS DEL VHS: Gnomo Cop


Hoy en Recuerdos del VHS nos remontamos a 1990 para hablar de una película que en su momento fue editada por VideoOmega (la subsidiaria de LK-TEL para títulos más... ¿chotos? Mmmm digamos que se dedicaba casi exclusivamente a producciones de Vestron Pictures como esta), allá vamos.

Resulta que estamos en 1992 (ni idea por qué se adelanta 2 años al futuro ¿?) y un policía novato llamado Casey (Anthony “Club de los cinco” Michael Hall) está en medio de una investigación criminal cuando se cruza con Gnorm... un gnomo que vive en un mundo subterráneo!!!!!!!
Si ya se despertaron del asombro continuamos; como Casey y Gnorm tienen intereses en común (el chobi está en la búsqueda de “El diamante de la vida” necesario para la vida de los de su especie) se van a unir en la investigación convirtiéndose este menjurje en una Buddy Movie de acción!!!!!... y bueno, no hay mucho más para agregar. Estamos hablando de Gnomo Cop (A Gnome named Gnorm – Up World – Tha Adventures of a Gnome named Gnorm , 1990)

La película transita por todos los caminos imaginables, pero con el plus de tener clichés obvios por dos lados, o sea, por un lado está el asombro (realmente moderado) del policía al encontrarse con el gnomo, el hecho de tratar de esconderse, pasar inadvertido, disfrazarse, y varios etcéteras de las películas de personas cruzándose con bichos raros y simpáticos... y por otro lado tenemos al orejudo y al gnomo llevándose para el carajo al principio y después uniendo sus ¿fuerzas? Para lograr desbaratar una banda criminal convirtiéndose en muy buenos amigos y compañeros, o sea, los clichés de las Buddy Movie.

Lo cierto es que más allá de parecer súper bizarra, la película es realmente digna y cierra por todos lados. El toque es (obviamente) infantil; es muy divertida; la acción es bastante buena, por lo menos para lo esperado; y sobre todo, los rubros técnicos son bastante respetables a pesar de ser una clara producción B (más adelante se van a enterar por qué).

Al Tony Hall lo acompañan Claudia Christian y Jerry Orbach, dos acostumbrados a las producciones para VHS... pero todos quedan opacados ante la presencia de Gnorm que tiene más gesticulación que los tres juntos. La verdad es que siempre me despertó curiosidad saber si eran enanos disfrazados (como ALF), animatronics, o un títere, la cosa es que el bichito zafa muy bien y se lleva todos los aplausos.

Detrás de cámara se encuentra la razón de por qué la película es tan buena o está tan bien hecha... de pie señores, el director es Stan Winston, genio del maquillaje y FX en su segunda – y última – película después de la gloriosa Pumpkinhead (1988).

Lo dicho, una de esas películas que nos encantaba ir y alquilar una y otra vez cuando éramos taaaaan inocentes como para no hacernos preguntas tales como ¿Es posible que los gnomos vivieran bajo tierra tantos siglos sin ser descubiertos? ¿Por qué esa marioneta se parece tanto a Julieta Ortega? ¿Por qué un muñeco actúa mejor que Anthony Michel Hall?, una delicia.




1 comentario: