martes, 7 de agosto de 2012

RECUERDOS DEL VHS: Clase 1999


No puedo dejar de ver cine esta vez toma el camino fácil y recuerda a uno de los títulos más famosos de la era “directo a VHS”, Clase 1999 (Class of 1999, 1990).



Por si sos de los ¿pocos? que no la vio, vamos con el argumento. Nos situamos diez años en el futuro, es el fin del Siglo XX y las cosas se pusieron feas, realmente feas. Asistimos a un colegio secundario que realmente parece una prisión escolar; no solo en cuanto al aspecto, sino que adentro pareciera regir una suerte de anarquía. Varias pandillas se disputan el mando y el control del descontrol mientras los adultos “responsables” parecen simples víctimas. Pero hay que poner un coto a esta situación; y es ahí cuando llegan tres profesores que en un principio parecen personas normales pero dispuestas a poner orden a través de la rectitud.
El problema es que estos tres profesores no son personas normales, ni siquiera son personas; son robots con chips militares re-programados para dar clases en colegios secundarios; y otro problema es que parece que no les hicieron un buen back-up y de pronto como que recuerdan su etapa militar. El remedio será peor que le enfermedad.
De esta manera lo que se plantea es una descarnada lucha entre alumnos revoltosos y los otros contra tres robots sacadísimos que quieren poner orden a cuesta de sangre.

El director de esta suerte de Al Maestro con cariño (To Sir, with Love, 1967) cargada de violencia tecnológica no es otro que Mark Lester, un director que se mueve como pez en el agua en la clase B de Hollywood buceando en distintos géneros siempre con un toque de exploitation o algo parecido. Para los que no lo conocen, el señor es el que ocupó la silla de director en películas como Comando (1985), Firestarter (1984 )Masacre en el barrio chino (Showdown in Little Tokio, 1991), o sea tiene un historial de películas bastante recordadas entre la segunda mitad de los ’80 y principios de los ’90.

Para Clase 1999 Lester pensó en una suerte de secuela de otra de sus películas más conocidas Clase 1984 (Class of 1984, 1982) que en su momento causó una pequeña controversia por su carga de violencia juvenil y dio a conocer en el cine a Michael J. Fox como un estudiante atildado. El argumento de esta es bastante similar, pero sin robots y poniendo el foco en la maldad pandillera sobre de un noble profesor, una inocente víctima.
En cambio, acá la cosa va mucho más lejos, ya que las víctimas podrían ser los que quedan en el medio; como si fuese una respuesta de Lester a las críticas que recibió por su anterior film  de contener un mensaje reaccionario. Ahora el problema sigue estando instalado en los jóvenes delincuentes, pero la solución de más violencia sólo empeora catastróficamente las cosas.

Desde su edición en video a través de VideoOmega (es otra producción de Vestron Pictures – para más vean la reseña a Gnomo Cop - ) la película hizo furor en las góndolas de lo0s videoclubes. La película expresaba toda la rebeldía que estaba adentro de los adolescentes marginados y demostraba que la rectitud era todavía peor; casi como una película anárquica. A este furor se le suma una banda sonora cargada de música trash o rock pesado de los ’80 con canciones de John Moore, Nine Inch Nails y 24-7 Spyz todas bandas que en ese momento se movían en el underground de la música punk estadounidense.

Todo este mensaje de rebeldía y violencia sin fin es ayudado con una estética similar en el que abunda una fotografía sucia, un ritmo pesado pero acelerado, y escenas de acción muy violentas. En cuanto al espíritu tecnológico es donde más se nota la Clase B, obviamente; la película intenta aprovechar el éxito de Terminator, los profesores son casi hermanos gemelos del T-800, y es más, el afiche original es realmente parecido a uno de Terminator 2, solo que el film de Lester es anterior, mmmm. Pero lo bueno de esta película es que, a diferencia de la de Cameron, realmente va hasta al fondo. Es la típica cuestión del cine de bajo presupuesto, toman la idea de un film mucho más grande, pero le agregan toda la carne al asador que la otra no pudo tener, o sea la violencia descarnada.

Entre los actores hay varias glorias del B ochentoso, Malcolm McDowell está tan sacado como siempre, PaM Grier luce sus últimos catuchos como bomba blaxpoitation ya algo madurita, y por ahí anda Stacy Keach como diciendo también se hacer films serios.

Hay que decirlo, Clase 1999, es realmente una película muy entretenida, aún si uno no la mira con los ojos de la rebeldía adolescente, la película se mantiene muy bien como un buen exponente de ese típico cine hiper-violento que se hacía en los ’80... pero con una cierta crítica hacia eso mismo. Otro punto a favor es que mantiene un cierto tono paródico, como que todo el tiempo es consciente del delirio de su argumento y se toma en solfa desde la exageración de varias escenas hasta lo imposible de ciertos diálogos. En definitiva, este tipo de películas son las que hicieron memorable este tipo de cine en esa década que acababa de terminar.

Cuatro años después Clase 1999 tuvo una pedorrísima secuela que es mejor ignorar totalmente (aunque talvez le llegue a hacer una reseña en esta sección solo para reirme). Una suerte de campo de batalla entre alumnos y profes robots en un partido de paintball muy malo. Pero claro, Lester ya no estaba al mando.

En definitiva,  hay va mi pequeño homenaje a este realmente muy buen film bizarro, otra muestra de que ciertos adjetivos no implican per se que algo sea despreciable. Para terminar, es una película de visión casi obligatoria para entender al cine de esa época.



No hay comentarios:

Publicar un comentario